10 cosas que las personas seguras de sí mismas no hacen

Cuando una persona cree en sí y en sus capacidades, hay determinadas cosas que no hace:

1. Poner excusas
Las personas que confían en sí mismas confían en que pueden conseguir lo que se proponen. Ponen el control de las situaciones en sí mismas y no excusas en lo que pasa a su alrededor. Por eso una persona segura de sí misma no se quejará del tráfico por haber llegado tarde o culpar a los jefes de que ese ascenso no llega. Las personas seguras no ponen excusas porque saben que ellas llevan el control de su vida.

2. Rendirse
Este tipo de personas conciben los problemas como obstáculos y aventuras que hay que superar, en vez de barreras infranqueables que impiden alcanzar los objetivos. Cuando algo les sale mal, intentan ver dónde se torció todo y analizan cómo pueden evitarlo la próxima vez.

3. Esperar a que le den permiso para actuar
Las personas seguras de sí mismas no necesitan que nadie les diga lo que tienen que hacer o cómo ni cuándo hacerlo. No hacen preguntas del tipo “¿Puedo…?” o “¿Debería…?”, y más bien hacen preguntas del tipo “¿Y por qué no…?”. Son personas que se dan cuenta de lo que hay que hacer, y lo hacen.

4. Llamar la atención
A la gente no le atraen las personas que tratan de llamar la atención desesperadamente. Una persona segura sabe que ser ella misma es mucho más eficaz que intentar demostrar lo importante que es. Los demás perciben su actitud con rapidez y se sienten más atraídos por esta actitud. Ya lo dice el refrán: “dime de qué presumes y te diré de qué careces”:

5. Buscar elogios continuamente
¿Alguna vez has estado con alguien que necesita oír constantemente lo genial que es? Las personas seguras no necesitan eso. No piensan que su éxito dependa de la aprobación de otras personas. Y entienden y asumen que, independientemente de lo bien que hagan algo, siempre va a haber alguien que responda con críticas. Así que no van buscando la aprobación ni los piropos de nadie porque saben que su valía depende de ellos mismos.

6. Dejar las cosas para el último momento
¿Por qué se procrastina? A veces es simplemente por vaguería. Aunque otras muchas es porque se tiene miedo: miedo al cambio, al fracaso o incluso al éxito (como comento en el prólogo del libro Aporta o Aparta. Las personas seguras de sí mismas no dejan las cosas para el último momento porque creen en sí y esperan que sus acciones sirvan para conseguir sus objetivos. No se quedan de brazos cruzados esperando el momento adecuado o a que se den las circunstancias perfectas.

7. Juzgar
Las personas seguras no juzgan a los demás porque saben que todo el mundo tiene algo que ofrecer, y no necesitan atacar a los demás para sentirse ellas bien. Compararse con los demás es limitarse.

8. Evitar el conflicto
No conciben el conflicto como algo que deba evitarse a toda costa; los conciben como algo que hay que gestionar con eficacia. No van a estar de acuerdo con todo solo para quedar bien, aunque eso implique tener conversaciones incómodas o tomar decisiones impopulares o desagradables. Saben que los conflictos forman parte de la vida y que no pueden evitarlos sin privarse al mismo tiempo de las cosas buenas.

9. Dejar que la falta de recursos se interponga en su camino
Las personas seguras de sí mismas no dejan que les den la espalda solo porque no tengan un título, el personal adecuado o el dinero suficiente para conseguir algo. O bien encuentran la manera de conseguir lo que necesitan o bien piensan en la forma de alcanzar su objetivo sin ello. Son más creativos y se crecen ante las adversidades.

10. Acomodarse demasiado
Acomodarse en el peor enemigo para conseguir lo que nos proponemos en la vida, pues la comodidad lleva a la complacencia, y la complacencia al estancamiento. Cuando empiezan a sentirse cómodos, lo toman como una señal de alarma e intentan volver a traspasar fronteras para seguir creciendo, a todos los niveles. Entienden la falta de confort como algo bueno, pues como suelo repetir en consulta, la comodidad lleva a la infelicidad.

Adoptar estas actitudes es una forma de aumentar las posibilidades de éxito, que, a su vez, llevarán a que te sientas más seguro. Puesto que si actuamos como desearíamos ser, acabaremos siendo.
La ciencia lo deja claro. Ahora es tu decisión hacer estos cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *