¿Cómo le demuestras que es especial para ti?

A todos nos gusta sentirnos especiales para alguien. Y eso lo podemos aplicar a todos los aspectos de nuestra vida: nos gusta que nuestra pareja nos trate diferente que al resto, que nuestra jefa nos tenga en consideración por el buen trabajo que hacemos o nuestros amigos cuenten con nosotros cuando organizan una cena. Pero, ¿sabemos demostrar a la otra persona que es especial y diferente para nosotros?

Toda relación es única, y eso hace que lo que sucede en ella también lo sea. Sin embargo, cuando hacemos sentir a la otra persona que lo que vivimos con ella lo podríamos vivir con cualquier otra, que no contamos nada especial de nosotros o que nos da igual tener un plan con ella que con otra, es probable que esa relación se rompa y nos vayamos quedando solos.

Para que eso no nos pase es esencial conocer a nuestras amistades. No todas las personas nos aportan lo mismo ( y las que no aporten, ya sabéis: ¡apartadlas!). Tenemos amigos con los que podemos hablar de nuestro trabajo, otras de nuestro ocio, otras de solo buenas noticias, y otros solo de noticias trágicas. Amigos de juergas y amigos de confidencias. Cada uno con sus cualidades y en su momento.

Tratarlas por igual denota no conocer al que tenemos delante, y si no conocemos al otro no podemos valorarlo, y eso de un modo u otro se percibe. Al fin y al cabo, y como dice la sabiduría popular, consiste en tratar a los demás lo que nos gustaría que nos trataran a nosotros.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *