El árbol de la vida

¿Llegamos a darnos cuenta en algún momento de la importancia e influencia que tienen los demás sobre nosotros?

Siento que tomar conciencia de eso, desde una visión lo más objetiva posible, sin caer en juicios de valor, reproches o rencores, simplemente observando qué nos aportan los demás en nuestra vida, nos haría mejores personas, más expermientadas e inteligentes emocionales.

Y no me refiero solo a todo lo bueno que podemos aprender de los demás, cualidades que apreciamos en otros y podemos aprender a imitar, como la empatía, el altruísmo, la asertividad, las habilidades sociales… Me refiero también a las cosas negativas, aquellas que no aceptamos, que vemos y no encajan con nuestro modo de ser, pensar, sentir o hacer. De ellas podemos aprender a buscar una lectura objetiva de porqué se dan, qué empuja a las personas a actuar así, y a evitarlas. No repetir patrones y sentirnos libres, desde la toma de conciencia, a elegir cómo queremos vivir nuestra vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar