El árbol de la vida

¿Llegamos a darnos cuenta en algún momento de la importancia e influencia que tienen los demás sobre nosotros?

Siento que tomar conciencia de eso, desde una visión lo más objetiva posible, sin caer en juicios de valor, reproches o rencores, simplemente observando qué nos aportan los demás en nuestra vida, nos haría mejores personas, más expermientadas e inteligentes emocionales.

Y no me refiero solo a todo lo bueno que podemos aprender de los demás, cualidades que apreciamos en otros y podemos aprender a imitar, como la empatía, el altruísmo, la asertividad, las habilidades sociales… Me refiero también a las cosas negativas, aquellas que no aceptamos, que vemos y no encajan con nuestro modo de ser, pensar, sentir o hacer. De ellas podemos aprender a buscar una lectura objetiva de porqué se dan, qué empuja a las personas a actuar así, y a evitarlas. No repetir patrones y sentirnos libres, desde la toma de conciencia, a elegir cómo queremos vivir nuestra vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *