El cambio es posible

Los estudios científicos recientes corroboran cada día más que las personas continuamente estamos en proceso de cambio. Cambia nuestro cuerpo, cambia nuestro carácter, cambian nuestros gustos… ¿Y por qué nos resistimos tanto a cambiar de ideas y de sentimientos?

Con la terapia hemos demostrado que se pueden eliminar los miedos irracionales, la tristeza profunda, se puede vencer la inseguridad y aumentar la autoestima. Pero no solo la terapia produce modificaciones psicológicas y emocionales, sino también las situaciones del día a día, las más cotidianas y simples. Para ello tenemos que estar atentos a las señales internas y externas, y dejarnos fluir. Y eso que, si en el cosmos todo es impermanente, ¿por qué deberíamos entonces escapar nosotros a esa ley de variación universal? El que no fluye, se muere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *