¿El dolor se acumula y la felicidad no?

Ayer hablando con una paciente:

– Por cierto, el otro día me acorde de ti. El pasado domingo, en un programa televisivo, Risto Mejide le preguntó a María Belón, la superviviente del tsunami, si el dolor se acumula con el paso de los años, de las experiencias, y la felicidad no. Fue una pregunta que me dio que pensar y me pareció interesante. ¿Qué te parece a ti? ¿El dolor se acumula y la felicidad no? Yo pienso que según sea la persona y cómo esté emocionalmente, afectará a las diferentes fases de su vida.

– Estoy de acuerdo contigo en que depende, sobre todo, del momento en el que se encuentre la persona. También depende de uno mismo, de en qué se fije la gente de sí misma, de su propia vida. Creo que en función de lo que está en juego, a nivel emocional. elegimos fijarnos en lo bueno o en lo malo. Por ejemplo, a la hora de seguir o no en una relación, podemos elegir ver lo malo o lo bueno. Todo es real, todo ha pasado. Yo creo que ver lo bueno y lo malo a la vez es lo que nos ayudará a tomar la decisión correcta, y a tomar conciencia de nuestra historia de vida. Aunque más que eso, valorar lo que nos ha pasado en función de lo saludable o dañino que ha sido para nosotros es la respuesta más clara que podemos obtener.

El pasado no es más que una historia que nos contamos a nosotros mismos, y podemos elegir con qué versión nos quedamos. Lo que no podemos elegir es el efecto que los acontecimientos han tenido en nosotros. Seguimos adelante con cicatrices del pasado, pero nada mejor que airearlas para que cicatricen bien y observarlas para que nos recuerden lo que hemos pasado, lo que hemos aprendido y, en definitiva, quienes somos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *