Evolución emocional y rupturas en la pareja

Muchos son los estudios que afirman que para que una pareja sea duradera y bien avenida lo primordial es que haya una igualdad en los intereses y aficiones, en el nivel socio-educativo y cultural e incluso en la base genética. Sin embargo algo me dice que todo eso es insignificante si falla algo, algo tan esencial como el manejo de emociones. Me explico.

A nivel social y sentimental somos capaces de relacionarnos con gente que ha vivido experiencias diferentes a las nuestras, con gustos y ocio opuestos y, por supuesto, con una base genética diferente. Pero cuando hablamos en concreto de tener y mantener una pareja, cómo manejemos las emociones y las situaciones, qué pasos demos y cómo expresemos nuestras vivencias sí pueden ser clave en el éxito o el fracaso de la relación. Callarse las cosas, no confiar en la pareja, mostrar ira desmesurada o alejarse de la pareja y de los problemas en vez de compartirlos y afrontarlos juntos hace que la pareja se desgaste, se distancie y al final, no haya proyectos que crear ni futuro que compartir.

El miedo, la falta de confianza o la baja autoestima pueden ser factores que hagan que la evolución emocional en los dos miembros de la pareja sea dispar y, por tanto, se llegue a la ruptura. La inteligencia emocional es esencial, y en el manejo de las relaciones, en especial de la pareja, es la rueda que todo lo hace girar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *