Gestión de la desilusión

Cuando tenemos un nuevo proyecto en mente, la creatividad, la ilusión y las ganas brotan de nuestros poros, y las emociones fluyen rápidamente, invitándonos a la movilización, al cambio, a hacer y deshacer, sintiendo que el tiempo se nos va de las manos.

Pero, ¿qué pasa cuando alguien nos pone el freno de mano de repente, invitándonos a la reflexión, al replanteamiento, o simplemente, inmovilizando nuestros proyectos, de forma repentina? Pues que en ese momento sentimientos de desilusión, frustración e incluso rabia y pena, pueden aparecer, provocando que dejamos nuestros proyectos de lado, aparcados por un tiempo, pulsados con el botón de pause , o algo peor, como abandonarlos.

Actualmente nos invitan a ser creativos, emprendedores, imaginativos, activos… pero, ¿cómo gestionamos la desilusión? ¿Qué hacemos con todas esas ideas, ganas y energías, que durante un periodo de tiempo sentimos tiradas a la basura?

Aprender a pulsar el botón de pause en vez del stop, a tener en cuenta los movimientos y tempos del entorno, no solo los nuestros, y provocar las oportunidades, son algunas herramientas que podemos poner en marcha para gestionar la desilusión y provocarnos el éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar