La amistad, un valor que hay que cuidar

Saciar la demanda de relaciones sociales es imprescindible para mantener una buena salud mental y física. Es más, sabemos ahora que un amigo con el que hablar, pasar buenos momentos y compartir la vida puede ayudarnos más que un fármaco contra la tristeza, la soledad o la ansiedad.

Sin embargo, no todas las relaciones son sanas, no todas las personas nos hacen sentir bien ni comparten nuestra vida como nos gustaría. No podemos cambiar a las personas, pero sí podemos tratar de cambiar las relaciones que tenemos con ellas o, en el peor de los casos, cambiar de amistades.

La amistad es esencial en nuestra vida, pero solo si se trata de una relación recíproca, donde sentimos que damos por mantener esa amistad pero también nos sentimos cuidados en ella. Valorar cómo queremos que sea nuestro tiempo de ocio y qué clase de personas nos hacen sentir bien puede ser un inicio para tener una vida plena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *