La sabiduría interior

Un sabio, cierta tarde, llegó a la ciudad de Akbar. La gente no dio mucha importancia a su presencia, y sus enseñanzas no consiguieron interesar a la población. Incluso después de algún tiempo, llegó a ser motivo de risas y burlas entre los habitantes de la ciudad.

Un día, mentras paseaba por la ciudad principal de Akbar, un grupo de hombres y mujeres empezó a insultarlo. En vez de fingir que los ignoraba, el sabio se acercó a ellos y los bendijo. Uno de los hombres comentó:
-”¿Es posible que además sea usted sordo? ¡Gritamos cosas horribles y usted nos responde con bellas palabras!
– “Cada uno de nosotros sólo puede ofrecer lo que tiene”, fue la respuesta del sabio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *