Los amigos comparten. Las parejas proyectan.

– Quizá deberías salir tú con él. Tenéis los mismos gustos y os gusta lo mismo.
– Bueno, una pareja no tiene porqué compartir los mismos gustos. Valora que de este modo tú lo nutres a él con tus gustos y él a ti con los suyos.
– Ya, pero me propone cosas que a mí ni me van ni me vienen, y contigo puede hablar de mil temas y podríais ir a ver las mismas películas, escuchar los mismos discos…
– Los amigos están para compartir. Las parejas para proyectar.
– ¿Qué significa eso?
– ¿Qué entiendes tú?
– …Pues que los amigos están a tu lado, pase lo que pase y hagas lo que hagas. Y que con ellos puedes ir a sitios, compartir historias. Pero, ¿y con la pareja no?
– Bueno, la pareja sólo tiene sentido si hay un deseo de proyectar, de compartir pero con vistas a un futuro. Con los amigos no es necesario que hagas esa proyección, sabes que estarán ahí. Pero las parejas van y vienen si no hay esa proyección, esa construcción de un futuro juntos.
– Ya… Bueno, pues ni teníamos proyección ni compartíamos gustos. Quizá es mejor que cada uno haga su camino.
– Para eso sí que no tengo respuesta. Sólo la tenéis vosotros dos. Nadie más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *