Prediquemos con el ejemplo

Cuenta Martin Seligman, padre de la psicología positiva, que cuando su hijo Darryl tenía 8 años estaba este jugando y entreteniéndose mientras que, supuestamente, ayudaba a su padre a rastrillar las hojas del jardín. Su padre le regañó diciéndole «Nunca vamos a terminar.» A lo que Darryl le contestó «Eso no es un comentario optimista». Entonces la madre intervino diciendo: «Darryl, sabes que tu padre ha escrito libros sobre el optimismo.» «Tal vez -dijo Darryl- pero no deben ser muy buenos”.

Maravilloso ejemplo sobre la falta de coherencia y congruencia de las personas. Enseñamos con el ejemplo, no con palabras y montones de libros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar