Serendipia

Hace poco me hablaron del concepto de serendipia. Es definida como un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce de manera repentina o cuando se está buscando otra cosa distinta. ¿Será por pura casualidad o azar que esos descubrimientos inesperados sucedan?

No. No creo que se trate de una casualidad, ya sabéis que no creo en ella. Creo más bien que nos regimos por reglas y leyes naturales que van más allá de nuestro conocimiento y entendimiento, y nos ponen en el camino aquello que es necesario descubramos y veamos. Seguramente para aprender de esa experiencia, a nivel emocional e intelectual. Podemos aprender tanto del descubrimiento fortuito como de la vivencia de descubrirlo, pues lo importante no es la meta, también lo es el recorrido hasta ella. No dotar de sentido a lo que nos sucede ni aprender de ello puede hacernos no dar valor a lo descubierto, y por tanto, a lo vivido.

En el día a día podemos toparnos con la serendipia. Verla y darle valor es una labor propia, personal, que nadie puede hacer por nosotros. Así como lo que queramos aprender de ella. La felicidad también depende de ello.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *