Soluciones de la piel hacia dentro

La resolución de problemas es una herramienta esencial para la vida donde, desde nuestra creatividad y habilidad, podemos resolver los obstáculos que vamos encontrando en la vida.

Sin embargo, en ocasiones, nos ofuscamos y enfadamos al buscar la solución a un problema y no encontrarla. Eso sucede porque hay problemas que no tienen solución, y por más que la busquemos nos daremos cuenta que las circunstancias que rodean a ese problema no dependen de nosotros, de lo que hagamos o no hagamos para cambiar la situación o solventarla. Un claro ejemplo es una crisis económica, la contratación de personal nuevo en la empresa o una ruptura de pareja inesperada.

Darnos cuenta de eso nos puede ayudar a redefinir objetivos y estrategias, centrándonos principalmente en qué podemos hacer nosotros con nosotros mismos, de la piel hacia dentro, para aceptar las situaciones que nos vienen impuestas, para que nuestra autoestima y autoconcepto no se vea dañado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *