Es imposible huir de uno mismo

Independientemente de la búsqueda laboral, mucha gente decide cambiar de ciudad, de provincia e incluso de país buscando el bienestar y la felicidad. Pero, ¿está la felicidad ubicada en un sitio o lugar concretos?

Puede gustarnos más o menos el entorno en el que vivimos, elegir vivir en la ciudad o en el campo. Pero, ¿qué pasa cuándo nuestro entorno no es el idóneo? ¿Significa que estamos condenados a la infelicidad de por vida? La felicidad está asociada a la adaptación: cuanto más capaces seamos de adaptarnos a nuestro entorno, más sabremos cuáles son nuestras fortalezas y recursos, y podremos echar mano de ellas en cualquier situación, para ser feliz.

Para buscar la felicidad no es necesario ir a sitios lejanos, pues nosotros mismos nos llevamos a todos lados, y con nosotros van nuestras emociones y pensamientos. Para ser feliz es necesario serlo uno consigo mismo, encerrado en una pequeña habitación oscura. Pues no olvides que no podemos huir de nosotros mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *