No dejes que nadie te eclipse

Eres una persona maravillosa con una mente y un corazón extraordinarios. No dejes que lo que él quiere eclipse lo que tú necesitas. Él es genial, pero no es el sol. Tú sí.

Cuando dejamos que los demás guíen nuestra vida, cuando nos olvidamos de quiénes somos y nos dedicamos a cubrir necesidades de los demás, incluso por encima de las nuestras propias, podemos olvidarnos de quién somos, de lo que nos gusta, queremos y nos hace felices.

Somos el astro rey de nuestra propia vida. Cada uno de nosotros tenemos la capacidad de iluminar con luz propia, iluminarnos a nosotros mismos y a todo aquel que quiera luz y calor. Pero no podemos olvidar que nos la tenemos que abastecer antes que nada a nosotros mismos.

Brilla con luz propia, no necesitas a nadie ni nadie te necesita para vivir. Sé tu propio sol y construye un sistema solar extraordinario. No dejes que nadie te eclipse ni te apague. Eres el sol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *