Pasar tiempo solos mejora nuestras relaciones con los demás

Uno de los factores que necesitamos para establecer y mantener relaciones con los demás es la intimidad. Entendida como el espacio de transparencia, autenticidad y vulnerabilidad que se crea cuando estamos con una persona. Cuando hay intimidad en una relación los escudos y las máscaras que nos hemos creado para proteger nuestra autoestima y nuestros sentimientos de ciertas personas y circunstancias desaparecen. Nos mostramos como somos, sin miedos ni presiones. Esta intimidad se da en las parejas, pero no solo. También en las amistades sinceras y, cómo no, en la consulta.

Pero hay uno tipo de intimidad que suele costar más establecer, y es la intimidad con uno mismo. Se refiere al tiempo que nos dedicamos a reflexionar sobre quiénes somos, qué hemos hecho y hacia dónde vamos. Permitirnos bajar la guardia y darnos permiso para dejar de mentirnos y auto complacernos. Conocer qué miedos son los que nos limitan y los obstáculos que vemos en el camino (que no siempre son reales) que nos impiden conseguir nuestros objetivos en la vida.

La auto reflexión nos ayuda a conectar con la persona que somos cuando nos relacionamos con otros. ¿Te has preguntado alguna vez si eres alguien con quien te gustaría estar? Si no lo has hecho, prueba a responderte. Te sorprenderá descubrir los aspectos que valorarías en otra persona que reconoces en ti y, probablemente, los que no te gustan de los demás y te resuenan dentro. Probablemente reconocerás actitudes que se interponen en tu relación con los demás y contigo mismo. Reconocerlos es el primer paso para cambiarlos.

Podemos usar un rato cada día, quizá al amanecer para levantarnos con otra actitud, de camino a casa o antes de dormir, haciendo repaso de lo que ha pasado en la jornada. Se trata de aprender a tener intimidad con nosotros mismos, reflexionando sobre nuestras actitudes, objetivos y el modo de conseguirlos, para llegar a ser la persona con las que disfrutemos más compartiendo nuestro tiempo y nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *